Vulvodinia

Definición y síntomas

La vulvodinia, también es conocida como vulvodinea, es un síndrome de dolor crónico en el área vulvar (en algunos casos, sin afectar a la vagina) y que se puede extender hasta la región anal, glúteos y piernas. Los principales síntomas són:

  • Dolor, picor, quemazón o irritación intensa en alguna zona de la región vulvar.
  • Dolor al mantener relaciones sexuales. Incluso, molestias en situaciones cotidianas como actividades deportivas o simplemente al caminar o sentarse.

Causas

Hay que distinguir 2 subtipos (aunque pueden ser complementarios):

1- La vulvodinia localizada (vestibulitis vulvar) se manifiesta con un dolor concreto en el “vestíbulo vulvar”, es decir, en el área que rodea la abertura vaginal.

Por lo general, las mujeres con vestibulitis vulvar experimentan dolor cuando se aplica presión, por ejemplo al utilizar tampones, mantener relaciones sexuales o en exploraciones médicas.

2 – La vulvodinia generalizada (vulvodinia esencial-disestésica) es un dolor en toda la zona vulvar, que puede extender desde el pubis hasta el coxis, incluyendo los muslos. El malestar es constante y se acentúa al realizar deporte o simplemente al caminar o mantenerse sentado.

La causas son muy amplias (incluso no descritas) pero entre las más frecuentes:

  • Infecciones urogenitales causadas por bacterias y hongos, como es el caso de la Candida albicans, que produce candidiasis.
  • Enfermedades de transmisión sexual entre las que podemos mencionar la Gardnerella, el Gonococo, el virus del papiloma humano, etc.
  • Agentes externos que puedan irritar la piel:
    • Productos de higiene femenina que contengan agentes químicos irritantes.
    • Compresas y tampones blanqueados de forma artificial o que contengan plástico que puede irritar por fricción, generar alergias de contacto y que impiden una correcta transpiración.
  • Ropa interior y pantys sintéticos o prendas muy ajustadas.
  • Lesiones genitales por relaciones sexuales forzadas, accidentes, depilaciones extremas, cirugías genitales…
  • Enfermedades sistémicas como la diabetes, lupus, la enfermedad de Crohn, etc.
  • La reducción de estrógenos en mujeres posmenopáusicas adelgaza la piel de la vulva y la vagina lo que puede producir sequedad vaginal y picores en la zona genital.
  • Estados emocionales de tipo depresivo causados por estrés laboral, problemas familiares o de pareja, enfermedades crónicas no curadas…
  • El consumo exagerado de algunos alimentos parece estar asociados a la presencia de la vulvodinea: muy ácidos, muy azucarados o que contengan gran cantidad de una sustancia llamada Oxalato (presente en mayor concentración en germen de trigo, mostaza, perejil, berenjena, cacahuete o el chocolate).

Prevención práctica

Usa compresas y protegeslips que:

  • Garanticen que tu piel esté siempre en contacto con puro algodón 100% hipoalergénico, dermatológicamente testado, que te ayudará a prevenir los riesgos de irritaciones, picores y alergias.
  • No contengan perfumes ni otros componentes químicos potencialmente nocivos u origen de una posible alergia.

A diferencia de las compresas y protegeslips FARMACONFORT, existen productos que contienen plástico, en permanente contacto con tu piel, que además de ser en algunos casos irritante, puede dificultar la transpiración.

Este hecho, agravado por el uso diario de protegeslips de plástico, puede generar un microclima de calor-humedad que puede multiplicar la proliferación de bacterias, hongos, alergias e irritaciones.

Usa tampones que:

  • Cuenten con un velo de seguridad para evitar que se peguen, “rasquen” y te dejen residuos en tu interior. Notarás la diferencia al extraerlos, especialmente en los últimos días.
  • Su núcleo absorbente sea de puro algodón 100% hipoalergénico, dermatológicamente testado, que te ayudará a prevenir los riesgos de irritaciones, picores y alergias.

A diferencia de los tampones FARMACONFORT, existen productos con fibras sintéticas superabsorbentes, como el rayón o la viscosa, que no disponen del velo de seguridad.

Con todo ello, corres el riesgo de que estas fibras queden adheridas a tus paredes vaginales, dificultando mucho su extracción o dejando restos.

Tratamiento

Acude a tu médico de cabecera o tu ginecólogo de confianza.

Sólo un especialista podrá diagnosticar el origen de la vulvodinia y prescribirte el mejor tratamiento personalizado.

Consejos para tu salud

El síndrome del shock tóxico (SST)

El síndrome del shock tóxico es una enfermedad rara pero grave que puede presentarse en niños y adultos, de ambos sexos. El riesgo de contraer el SST es mayor en adolescentes y mujeres menores de 30 años, que en mujeres de más edad.

Más información

Vulvodinia

La vulvodinia, también es conocida como vulvodinea, es un síndrome de dolor crónico en el área vulvar (en algunos casos, sin afectar a la vagina) y que se puede extender hasta la región anal, glúteos y piernas.

Más información

Vulvovaginitis

La vulvovaginitis también es conocida como: vaginitis, inflamación vaginal o inflamación de la vagina. Conoce sus principales causas y su prevención práctica.

Más información

Dermatitis vulvar

Picor o sequedad en la vulva (zona genital externa). Sarpullido que suele ir acompañado (a distintos niveles) de dolor, enrojecimiento, ampollas y ronchas.

Más información