Dermatitis vulvar

Definición y síntomas

Picor o sequedad en la vulva (zona genital externa). Sarpullido que suele ir acompañado (a distintos niveles) de dolor, enrojecimiento, ampollas y ronchas.

Causas

Cuando hablamos de dermatitis vulvar, es importante diferenciar entre dermatitis de contacto irritativa (DCI) y dermatitis alérgica de contacto (DAC).

1 – La dermatitis irritativa tiene su origen en la exposición repetida a irritantes débiles, entre los más habituales:

  • Compresas y protegeslips de uso diario cuya capa superior de plástico, en contacto directo con tu piel, pueden irritar por fricción, efecto potenciado con una deficiente transpiración.
  • Compresas y protegeslips de uso diario que contienen perfumes y otras sustancias químicas para enmascarar el olor.
  • Productos de limpieza (jabones, detergentes, geles, aceites de baño…), desodorantes y los aerosoles de higiene femenina. Hay que diferenciar entre una higiene íntima correcta de una limpieza obsesiva.
  • El propio sudor, orina y heces. Especialmente en adolescentes, es frecuente encontrar hábitos de higiene incorrecta: limpiarse de atrás a adelante.
  • Depilaciones extremas que eliminan por completo todo el vello que actúa como una protección natural frente a los roces y los gérmenes, además de ayudar a la transpiración.
  • Lubricantes, irrigaciones, perfumes, anticonceptivos tópicos… que sumados a una escasa higiene después del coito pueden irritar la piel.
  • Uso de ropa interior y pantys sintéticos.

2 – La dermatitis alérgica se produce por un alérgeno al que la mujer está previamente sensibilizada, entre los más comunes:

  • Compresas y protegeslips de uso diario con perfumes, productos químicos para eliminar el olor o antisépticos.
  • Tratamiento tópicos para otras enfermedades: un ejemplo muy frecuente es la composición química de los fármacos para corregir la vulvovaginitis, provocada por una infección por Candidas.
  • Látex de los preservativos.
  • Productos de higiene o lubricantes que contienen, entre otros ingredientes, metacrilatos, aceite de borraja, aceite de palma, conservantes con kathon, parabenos y perfumes.
  • Espermicidas vaginales (cremas, geles, gelatinas, óvulos y tabletas vaginales) que contienen: manteca de cacao, trietanolamina, polietilenglicol y perfumes.
  • Anillos, pendientes y otros adornos genitales o juguetes sexuales metálicos.

Prevención práctica

Usa tampones que:

  • Cuenten con un velo de seguridad para evitar que se peguen, “rasquen” y te dejen residuos en tu interior. Notarás la diferencia al extraerlos, especialmente en los últimos días.
  • Su núcleo absorbente sea de puro algodón 100% hipoalergénico, dermatológicamente testado, que te ayudará a prevenir los riesgos de irritaciones, picores y alergias.

A diferencia de los tampones FARMACONFORT, existen productos con fibras sintéticas superabsorbentes, como el rayón o la viscosa, que no disponen del velo de seguridad. Con todo ello, corres el riesgo de que estas fibras queden adheridas a tus paredes vaginales, dificultando mucho su extracción o dejando restos.

Usa compresas y protegeslips que:

  • Garanticen que tu piel esté siempre en contacto con puro algodón 100% hipoalergénico, dermatológicamente testado, que te ayudará a prevenir los riesgos de irritaciones, picores y alergias.
  • No contengan perfumes ni otros componentes químicos potencialmente nocivos u origen de una posible alergia.

A diferencia de las compresas y protegeslips FARMACONFORT, existen productos que contienen plástico, en permanente contacto con tu piel, que además de ser en algunos casos irritante, puede dificultar la transpiración.

Este hecho, agravado por el uso diario de protegeslips de plástico, puede generar un microclima de calor-humedad que puede multiplicar la proliferación de bacterias, hongos, alergias e irritaciones.

Tratamiento

Acude a tu médico de cabecera o tu ginecólogo de confianza.

Sólo un especialista podrá diagnosticar el origen de la dermatitis (por irritación o alergia) y prescribirte el mejor tratamiento personalizado.

Consejos para tu salud

El síndrome del shock tóxico (SST)

El síndrome del shock tóxico es una enfermedad rara pero grave que puede presentarse en niños y adultos, de ambos sexos. El riesgo de contraer el SST es mayor en adolescentes y mujeres menores de 30 años, que en mujeres de más edad.

Más información

Vulvodinia

La vulvodinia, también es conocida como vulvodinea, es un síndrome de dolor crónico en el área vulvar (en algunos casos, sin afectar a la vagina) y que se puede extender hasta la región anal, glúteos y piernas.

Más información

Vulvovaginitis

La vulvovaginitis también es conocida como: vaginitis, inflamación vaginal o inflamación de la vagina. Conoce sus principales causas y su prevención práctica.

Más información

Dermatitis vulvar

Picor o sequedad en la vulva (zona genital externa). Sarpullido que suele ir acompañado (a distintos niveles) de dolor, enrojecimiento, ampollas y ronchas.

Más información